jueves, 23 de junio de 2016

El eterno distraído

El eterno distraído atraviesa el portal y olvida la nota de la compra. El mundo penetra en su cabeza y construye universos paralelos. El eterno distraído divaga con tu cuerpo mientras le llenas los oídos de palabras. El eterno distraído no ve las nubes y el cielo; ve el azul, el blanco y la luz que cambia junto al viento. El eterno distraído escucha tu voz y te imagina y te acaricia con sus ojos; le hablas y él piensa, recostándose sobre el hogar de tu piel, en tu cuerpo cálido. El eterno distraído no escucha recrea; no recuerda, rememora; no se pierde, explora. El eterno distraído camina conversando consigo mismo, extrayendo miles de conclusiones erroneas que se diluyen entre el movimiento de sus manos. El eterno distraído no te ve, se soprende. El eterno distraído no acaba, termina.