miércoles, 27 de mayo de 2015

publicidad 1

Hace ya algunos días vi en televisión la campaña para la prevención de la violencia de riesgo en la adolescencia. Me pareció oportuna, importante e incluso adecuada, pero no completa.
El anuncio está centrado en enseñar a las adolescentes a detectar cuando son víctimas de está agresión y, también, a propiciar que su entorno social (sus amigas) las ayuden a denunciar y dejar cualquier relación que pueda llevarlas a ser acosadas y agredidas. Hasta aquí todo correcto, pero me parece que hay un aspecto muy importante que se olvida: el comportamiento del agresor ¿no sería más correcto señalar  lo incorrecto en la conducta del adolescente? ¿no seria más correcto propiciar la reprobación por parte de sus compañeros y compañeras de ese acoso? ¿no sería mejor intentar reconducir al agresor? Quizás así conseguiríamos cambiar su comportamiento y quitar un posible asesinato, una injustificada agresión.
Desde mi punto de vista, no sólo es importante que las adolescentes detecten si están siendo agredidas, también sería importante reconducir y mostrar lo equivocado del comportamiento en la persona que agrede y, ahí, es donde falla la campaña.

No hay comentarios: